Bienvenidos al Foro del *Clan [AxS]

Todos juntos Podemos más..*Clan [AxS]
 
ÍndicePortalFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 El Top Five de River campeón (Parte 2)

Ir abajo 
AutorMensaje
Marchegeck
Admin
Admin
avatar

Masculino Cantidad de envíos : 153
Edad : 31
Localización : Argentina,Entre Rios, Concordia
Fecha de inscripción : 25/04/2008

MensajeTema: El Top Five de River campeón (Parte 2)   Lun Jun 09 2008, 20:07

La 33a consagración millonaria
"Este es un plantel de hombres"
En plena consagración, Diego Simeone defendió a sus jugadores y reconoció que "River necesitaba este título"; al Cholo hay que escucharlo con atención, no dice nada por casualidad: "Así como algunos equipos hace muchos años que no ganan la Copa, hay muchos equipos que hace muchos años que no ganan el campeonato argentino; y por algo será", señaló este hombre, de 38 años, que ayer obtuvo su segundo título como técnico.



Imposible que se resigne. Jura que sólo en el diccionario aparece la palabra éxito antes que trabajo. Un día, Victorio Spinetto –responsable del apodo a perpetuidad–, cuando conducía las inferiores de Vélez, paró una práctica, lo llamó al Cholo y le dijo: ´Usted pibe, en tres años tiene que jugar en primera’. Apenas había cumplido los 15. ¿Cómo defraudar ese vaticinio? Al año siguiente, pasó de séptima a tercera. Y una temporada después, mientras terminaba el bachillerato en el colegio Justo José de Urquiza, en Palermo, el ex wing Daniel Willington, una gloria por Liniers, lo promovía a la máxima división. Rápido, muy rápido, como ha sido todo en la carrera de Diego Pablo Simeone. Como cuando volvió al país antes de lo previsto para cumplir su sueño de jugar en Racing. O cuando se retiró antes de lo pensado para, también anticipadamente, transformarse en DT para salvar a la Academia. O cuando en su primer torneo completo como entrenador condujo a Estudiantes a la gloria. O ahora, cuando en 158 días en River logró el campeonato, tras cuatro años de sequía por Núñez.

El día fue perfecto. Y no solo por la consagración. En los festejos por el título con Estudiantes, aquel 13 de diciembre de 2006, en Liniers, en un instante, a la cuenta de tres, el Cholo salió disparado con Giovanni y Gianluca –sus dos hijos mayores– para dar la vuelta olímpica juntos. Ayer, el ritual se repitió...., pero completo. Esta vez estuvieron los cuatro Simeone, incluso Giuliano, el más chico, que aquella vez se lo había perdido por temor al caos y los apretujones. "Festejar con ellos me hace sentir como un chico de 10 años. En ese momento te creés el dueño de la cancha. Está buenísimo", confesó en la conferencia de prensa, precisamente escoltado por sus hijos, que juegan en el fútbol juvenil e infantil de los millonarios.

"La gente sólo se acuerda del campeón..., y yo quiero quedar en la memoria de muchos". La frase, Simeone, la tiene grabada en la piel. Anoche, enseguida quiso agradecerles a aquellos que hicieron posible otro título en su vida deportiva. "Cuando hay hombres dentro de los planteles es más fácil llegar a los objetivos. Y este es un plantel de hombres. ¿Que tiene este equipo? Bolas. Este equipo tiene h..." No destilaron rencor sus palabras, pero tampoco se hizo el desentendido ante la coyuntura. Los ecos de las críticas, muchas voraces, morbosas, no serán olvidadas fácilmente... "Nos encontramos con un plantel con muchas necesidades, que cargaba con la obligación de ganar y eso, muchas veces, te lleva a olvidarte del juego. Estoy contento por la gente que confió en nosotros. Puede ser que nos falte algo de experiencia, pero nos sobra voluntad. Yo siempre quiero ganar. Este es un equipo grande que ha vuelto a festejar después de muchos años. River necesitaba este título. E, insisto, eso me pone bien por los que confiaron en nosotros".

Hace algo más de dos años que es entrenador, apenas luce 101 partidos en esa función y ya es bicampeón del fútbol argentino. Sin freno, con el mismo vértigo que entiende el fútbol. Debutó en la selección en 1988 –sí, con sólo un año en primera–, y en aquella gira por Australia, antes del estreno, se lesionó el tobillo derecho en un entrenamiento. El masajista, el Negro Molina, pasaba todas las noches por el cuarto para tratar de que bajase la inflamación. Acompañado por Bilardo, claro. Como el Cholo sabía que tenía posibilidades de debutar con la celeste y blanca, la noche previa al partido le pidió a Molina que lo tocara suavecito. ´Métale, métale los dedos’, pedía Bilardo. Pero el cómplice Molina cumplió con el pacto. También antes de lo pensado, Simeone debutaba en la selección. Y tres días después convertiría su primer gol, cuando otro, tal vez, aún estaría en la etapa de rehabilitación. ¿Más ejemplos? La carrera de Simeone siempre llevó una propulsión inusitada.

Se recuperó de todos los contratiempos con una fe encomiable. Porque vaya si le esperaban obstáculos en este Clausura. La atronadora resonancia que produjo la humillante eliminación de la Copa Libertadores ante San Lorenzo, el maltrato que recibió en La Plata cuando visitó a Estudiantes, la adversidad popular tras las declaraciones de Carrizo y Ahumada, la derrota en el superclásico, el maíz de la platea baja San Martín, los focos disidentes en al interna del plantel, la desaveniencias con el inestable Ortega, los cuestionamientos por su exposición mediática, las burlas alrededor de su vida personal...

"Si tuviéramos que dedicarle al título a cada uno que dijo algo..., no alcanzaría ni un diario entero. Prefiero saborearlo con los jugadores. El fútbol es grandioso, es justo que la gente diga lo que quiera..., yo estoy muy tranquilo. Algunos decían que ganar el campeonato iba a ser poco... Yo digo que es muy difícil salir campeón, cuesta mucho. Así como algunos equipos hace muchos años que no ganan la Copa, hay muchos equipos que hace muchos años que no ganan el campeonato argentino. Y por algo será", desafió ayer. Sugerencia: a Simeone hay que seguirlo con atención; no dirá nada por casualidad. Nunca se escondió. Pero atención, es tan paciente como rencoroso y a quien crea que corresponde aclararle algo, ya se lo hará saber.

Cuando el descalabro se apoderaba de River, hace apenas algunas semanas, el Cholo invitó a la rebeldía de sus dirigidos: "Ahora quedan dos caminos: o te quedás a llorar por lo que pasó o seguís adelante. Nosotros somos de la segunda línea", los azuzó. Ayer se abrió a una confesión: "La derrota con San Lorenzo fue inesperada, durísima. Pero hoy, a este título, justamente le doy más valor por aquel partido. En la noche posterior a ese partido con San Lorenzo, en una cena, el doctor no me deja mentir, dije que salíamos campeones. El peor momento del campeonato fue en el entretiempo con Gimnasia, porque perdíamos, el equipo estaba golpeado, la gente enojaba, había un clima muy tibio..., pero el equipo supo reaccionar y se metió de lleno en el torneo. Este equipo siempre apostó por ganar y ese, creo, ha sido el principal motivo de su triunfo. El que gana es el mejor, y hoy River es el mejor".

La superación continua guía al hombre al que de pibe rechazaron en Atlanta y en Argentinos. Al que alguna vez le regalaron un fuerte espectacular, repleto de soldaditos, pero él prefirió armar una canchita de fútbol y usar a los soldados como futbolistas. El que jura que con un dirigido suyo puede negociar muchas cosas, menos el esfuerzo. El que en la concentración de la selección en el Mundial 1998, en L’Etrat, en Francia, había tapizado las paredes de su habitación con posters de los rivales del grupo y cada mañana, apenas se despertaba, lo primero que hacia era insultarlos para motivarse. El que en cada una de las sesiones para recuperarse de la rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha y así llegar a tiempo al Mundial de 2002, escuchaba "Ojo de trigre", de Survivor, la principal cortina musical de Rocky III.

"Nunca te guardes el último esfuerzo", advierte hoy, a diario, el Cholo. Decía el viejo Bill Shankly, el hacedor del mítico Liverpool de los 70, que "el fútbol no es una cuestión de vida o muerte, sino que es mucho más importante que todo eso". Simeone responde a la máxima a rajatabla.

Por Cristian Grosso
De la Redacción de LA NACION

Un cálido respaldo

“Estoy muy contenta, muy emocionada. ¡Yo sé cómo se mató para sacar adelante a River! Por eso se lo merece y estoy contentísima”, confesó Carolina Baldini, la esposa de Simeone, tras la consagración, en los pasillos del estadio Monumental.



14
es el número favorito de Simeone. Casualidad, o no, ayer se convirtió en el DT N°14 en coronarse en un torneo local con River. ¿Los anteriores? Emérico Hirschl, Camaño, Peucelle, Di Stéfano, Pellegrini, Astrada, Gallego, Cesarini, Veira, Passarella, Minella, Labruna y Ramón Díaz.


by Marchegeck
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://clan-axs.superforo.net
 
El Top Five de River campeón (Parte 2)
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» ¿Qué es lo que aparece en la parte superior de la web?
» Passarella ganó en River y complicó el paso a la política de Werthein
» Hola soy Rocio, nueva por aqui, vengo de parte de Selenia
» FORMA PARTE DE LOS "OBJETIVOS 2020" DEL PODER EJECUTIVO. Crean Instituto de Planeamiento Agroindustrial.
» El Universo,ese gran desconocido (2ª parte)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Bienvenidos al Foro del *Clan [AxS] :: Off Topic :: Deportes-
Cambiar a: